lunes, mayo 10

Dominical


Hice el aseo
Limpié los baños, la cocina y mi pieza
Sólo me faltó deshacerme de la comida que se pudrió.
Por alguna extraña razón, que quizás se llame olor, siempre dejo esa tarea para el final.
Debería regalársela al viejo, ese que duerme aquí afuera, pero soy ingenua, y siempre creo que me la comeré antes de que se descomponga.
Yo creo que es una especie de castigo. Por egoísta.
El lugar esta limpio
Bueno casi, hay pelos de gato por todas partes, respiro pelos, la ropa limpia parece angora y él, el dueño de todo esto se pasa echado esperando que el viento le quite uno a uno sus pelos viejos.
Me cargan mis pelos, ojala el viento se los llevara.
Odio la apariencia “afeitada” de mis piernas, por que eso de la suavidad del comercial de gillette es mentira.
Todos mienten.
La mentira es entretenida. Le da emoción a todo, a esta vida que a veces parece un domingo eterno.
Parece que hoy es sábado.
Son las 3 de la tarde y yo recién me levante, y no tuve un mejor panorama que hacer el aseo.
En la tarde saldré,
Ojala me desenrede un poco de esta sensación dominical.
No tengo ganas de salir, menos estar obligada a sonreírle y hablarle a un extraño.
Quizás le mienta un poco y ahí lo pase mejor.
Ahora esperaré, esperaré paciente las 7 de la tarde
Probablemente escuche música
Probablemente duerma un rato

...
Y probablemente vea una y otra vez tu álbum de fotos “girls und boys”
Te queda bonita esa chaqueta verde, pareces un europeo más.
Te quiero Pedro
Te quiero ver bailando manu chao.

2 comentarios:

  1. Hoy es un domingo muy dominical y pése a todas las actividades que puedo encontrar en esta gran ciudad, sucede que no quiero hacer mucho. Son las 3 menos cuarto como dicen aquí, llevo mi pijamas cuadrille, mi polera de la compañia, las botas de lana que me regalo una amiga y el infaltable y nunca sexi polerón de polar. Como les dije a las niñas de la residencial, soy una mezcla de ana frank y jonny deep en el hombre manos de tijera. La gastritis no me deja despegarme del baño y la cara la tengo cada vez más ojerosa. Quisiera tener un pedro o un mario o un roberto que haga consomé y que me celebre mis dibujos aficionados y según yo estilo mexicanos.
    Uno de los dos refrigeradores de la pensión huele a podrido y mis amigas mexicanas le pusieron jennifer, el otro se llama marta y está empezando a oler feo, dice briselda.
    Hoy vi tres capítulos seguidos de sex and the city y... nada, me dan ganas de verme regia y tomarme un cosmopólitan, que obviamente me caerían como patá en la güata y me mandarían derechito al hospital que queda al lado de esta casa. A un lado está la panaderia y al otro el hospital y al frente hay un cartel que dice "delfino magnus" 4526-8795. Algún día lo llamaré para que me de clases de hechizería. Te paso el dato cuando ya lo conosca y así puedes llamarlo para que te de clases de teletransportación y te pegas un viajecito a Alemania en 2 millonesimas de segundos, que es lo que calculo yo que te demorarias, según el viento de hoy y la distancia.

    ResponderEliminar